Andando…

Se me ocurren tantas cosas para decir en un momento como este… Pero prefiero recordar todo lo que acumulé hasta el día que partí de la India, repleta de experiencias que nunca volverán a repetirse.

“¡La India! Un continente con un potencial de riqueza excepcional, donde aún existen zonas y estratos de una pobreza abrumadora. Un país de intensa espiritualidad y de violentísimos conflictos sociales, políticos y religiosos. Un país de santos como Gandhi, Aurobindo, Ramakrishna, Vivekananda, y de responsables políticos a veces odiosamente corrompidos. Un país que fabrica cohetes y satélites, pero en el que ocho habitantes de cada diez no se desplazan más que al paso de los bueyes que tiran las carretas. Una país de una belleza y de una variedad incomparables, y también de horribles visiones como los barrios de chabolas de Bombay o de Calcuta. Un país donde lo sublime se codea a menudo con lo peor, pero en el que lo uno y lo otro son siempre más vivos, más humanos, y en último término más atractivos que en cualquier otro lugar en el mundo.”
DOMINIQUE LAPIERRE.

Son muchas las personas que pasaron por mi vida en aquellos días, que tomaron, dejaron, acompañaron y dieron a mi vida un sentido que desconocía, y que la hace aún más bella.
Vuelvo a agradecer con amor infinito a mi amiga Valeria y a toda su familia. A los compañeros de viaje, a los que hospedaron, a los que me regalaron lágrimas, sonrisas, charlas, silencios, miradas, terror o alegría.
Gracias a mi familia por la intensa compañía a la distancia, y a quienes de una forma u otra hicieron posible que me sostuviera ante una inmensa soledad y vulnerabilidad constante, porque como dice Dominique, lo más sublime se codea con lo peor, y esto no se vive ni se siente en ningún otro lugar del mundo. A mi Alma Gemela, que con un constante amor y profundo silencio, me sostuvo en libertad.

Hoy que vuelvo a hacer mis maletas, tomo fuerza de experiencias pasadas, y no puedo evitar recordar la incertidumbre, el temor y la emoción que embargan cuando el futuro es incierto, y no sabemos muy bien ni a dónde vamos ni quienes subirán al tren de la vida. Sabemos lo que hay, pero desconocemos lo que nos espera.

Así me voy una vez más, y de tantos viajes, lugares y vivencias, elijo recordar la India. Será que allí uno se encuentra indefectiblemente con uno mismo, reflejado en el uso y abuso de todos los sentidos posibles.

Un poema que compartió mi amiga Valeria lo describe todo, con palabras simples, con lo que hoy no puedo decir, pero que me llena de ánimo y esperanza. Sea cual sea el resultado, nunca imaginamos cuánto la vida nos sorprende solamente por salir de nuestra zona cómoda y entregarnos a otro desafío. Y allá voy, con el recuerdo de la India.

Poema INDIA

Andando… Se hace camino al andar.

Gracias a quienes acompañan, animan, sostienen y dan Vida con presencia.

Y gracias a quienes me leen. Son mi motor silencioso y bienvenido.

– Poli Impelli –

Anuncios

3 comentarios en “Andando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s