Día Mundial del Libro: llamado a la solidaridad

En este día significativo, en el que muchos vivimos por, de y para nuestros libros, quisiera abusar de a todos mis amigos y colegas para pedir un favor abiertamente y sin ningún pudor. Como decimos en mi país, el que no llora no mama y el que no mama es un gil (nada de dobles sentidos: es puro tango y del bueno, no más).

Son muchos quienes pasan por este espacio, y sé que un gran porcentaje ha escrito y publicado sus propias obras, sean cuentos, relatos, novelas o cualquier género que haya salido de vuestras plumas.

En este día del libro, quisiera hacerme un regalo a mí misma; la lista de libros que tengo por leer se vuelve más larga, ancha y abultada a medida que sumo autores y obras que aún no investigo. No sé si me alcanzará la vida, pero voy acumulando y leo mucho, un alto promedio por mes. Me encantaría anotar en esta lista -y por encima del resto- a quienes me siguen aquí.

¿Serían tan buenos, amables, bondadosos, divinísimos de dejar en comentarios aquí debajo los nombres de vuestros libros? (con el nombre o seudónimo para encontralos, por supuesto). Sería el mejor regalo que me puedo dar a mí misma, y prometo cuando lea (no sé cuándo tocará en el tiempo y espacio que me resten), dejar una reseña o dar mi humilde opinión a sus autores, como ya he hecho otras veces.

Si me dejan este regalo de vuestra creación, sacrificio, trabajo y merecido esfuerzo en esta entrada, prometo tarros y tarros de dulce de leche (el más rico; nada de imitaciones baratas). Luego ya veré si sumo parrilladas, milanesas, un tango o algún beso mío. Qué se yo… ¡¡¡Todo sea por vuestros libros!!!

(Esto NO es soborno… ¡es bastante peor!)

¡INFINITAS GRACIAS! 🙂

10305973_10203429218907630_2740016596315758259_n


Y es obvio, Barcelona, no te olvido: ¡Feliz Día!

-Poli Impelli –

 

 

 

Anuncios

29 comentarios en “Día Mundial del Libro: llamado a la solidaridad

          • Bueno, pues otros menos conocidos, mismamente el Quijote, de mi amigo Miguelín el manco, o Romeo y Julieta, de otro amigo mío. Ah, y la Biblia, claro. A sus autores no los conozco, yo creo que no los conoce ni Dios, pero es muy entretenido el libro, hay pecados, matan a uno, después a otro, construyen una barca muy grande y una torre muy alta, se promete tanto en él como prometen los políticos antes de pillar poltrona… Y hay vírgenes también, lo menos dos. O sea, un éxito seguro, ya lo verás. El Miguelín y el autor de Romeo y Julieta no sé, pero los autores de la Biblia perderán la virginidad, eso fijo.

            Le gusta a 1 persona

          • Jajajaja, yo creo que debería leerlos, tienes razón! Ese que escribió Romeo y Julieta no sé qué pensaba… le voy a robar la idea para escribir la versión moderna (Romeo le manda un whatsapp a Juli y le avisa su plan. Ella tiene el móvil en silencio, para que los Caputelos no sospechen de sus románticas intenciones… bla bla bla). Tendré que leerlo, no me queda más remedio que sumar a ese tal Shakespeare a mi vida… ufff (qué disgusto, mira) 😉
            Me has dejado pensando… en mi novela no hay vírgenes. ¡Ya inventaré alguna!

            Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s