Si nosotras entendiéramos…

Jess Browne (argentina de nacimiento aunque ciudadana del mundo) dice que a los hombres les resulta muy difícil comprender lo que nunca nadie les enseñó. Coincido con ella, pero sólo agregaría que todos -hombres y mujeres- llegamos a la vida a través de una mujer (¡Eureka! no he descubierto nada nuevo ni estoy agregando misticismo cuántico a lo que Jess señala). Se dice, también, que detrás de un buen hombre siempre hay una gran mujer. Vaya si es verdad, aunque no todos los hombres han tenido una GRAN MAMÁ MUJER para crecer sintiéndose libres emocionalmente y poder confiar en la vida, en quienes son; y es esa presencia o ausencia de Mamá lo que los define durante todo el recorrido de su existencia adulta. (Sí, Mamá con mayúsculas).

Estoy convencida de que el primer compromiso es nuestro. El primer llamado de atención es para nosotras. Gobernamos el mundo de las emociones, somos las reinas del llanto, de la desdicha y del inconformismo, o de la armonía, la paciencia y la felicidad. Y es en nuestros úteros donde comienza LA VIDA. La de todos. De aquí venimos, de aquí mamamos, de aquí aprendemos, de aquí recibimos. De nosotras.

mano-bebe-300114_gde

Decía Jess: “Si las mujeres entendiéramos…

  • Que ellos también tienen miedos, pero sin tanto permiso para mostrarlos.
  • Que no es tan divertido invitar a comer a una mujer que no come.
  • Que hay emoción en el ruido de un motor o en el grito de un gol.
  • Que ellos valoran mucho más el exceso de sonrisas que tres kilos menos.
  • Lo abrumador de ser el sostén económico de una familia.
  • Lo que es tener que ser valiente, poderoso y exitoso a toda hora.
  • Lo molestas que son las comparaciones con “el marido/novio de”.
  • Lo poco que les importa cómo estamos vestidas.
  • Lo felices que los hace desvestirnos.
  • La necesidad que tienen de un abrazo que no siempre saben pedir.
  • Lo difícil que es comprender lo que nunca les han enseñado.
  • Las lágrimas que no se animan a llorar.
  • Que sus chistes muchas veces intentan ser tiernos.
  • El poder que tenemos sobre ellos.
  • Que ellos también pasan noches sin dormir.
  • Que necesitan silencio como nosotras charla.
  • Que no andan por la vida pensando en cómo lastimarnos.
  • Que son más débiles de lo que su altura y músculos dirían.
  • Que sacar lo mejor o peor de ellos está en nuestras manos.
  • Que piensan y razonan diferente.
  • Que sienten muy parecido.
  • Que demuestran sentimientos como pueden o como aprendieron.

Si las mujeres entendiésemos todo esto, si lográsemos mirar más allá de algunos olvidos, si nos diéramos cuenta de que no hay todos o ninguno, si pudiésemos sentir que para ellos la mejor demostración de amor es habernos elegido, si las mujeres bajáramos un poquito la guardia, los reproches y tantos reclamos, si pudiéramos incrementar las sonrisas, los brindis y la picardía y si los dejáramos hacer sin tanto mandato ni expectativa, comprenderíamos que somos lo que le da sentido a sus vidas. Como mujeres, novias, madres, hijas, hermanas o amigas.

Al final del día, donde se acaban las bromas, donde no hay público ni formas, donde sólo queda un hombre y sus latidos, ahí estamos nosotras, la que cada uno eligió o está por elegir.”

Palabras de Jess.

Y amén para mí.

Como Mujer hija, hermana, novia, esposa, amante y amiga, GRACIAS a todos los hombres que me siguen enseñando. Es un inmenso placer que mi aprendizaje no termine, porque siempre me siguen sorprendiendo. A mis emociones las gobierno yo, pero sin ustedes andaría renga y manca por mi vida de mujer.

No existe un “Día del Hombre”, ¿verdad? Hoy es ese día para mí. Y sepan disculpar; sigo aprendiendo… ¡INFINITAS GRACIAS!

-Poli Impelli-

 

 

 

 

Anuncios

29 comentarios en “Si nosotras entendiéramos…

  1. Gracias a ti. Yo traigo mi poesía y me expongo con sentimientos que no es deber de todos leerme y menos gustarle, sin embargo tú, traes esa sabiduría que empapa tanto a hombres como mujeres y todos somos mejores seres humanos.

    Me gusta

  2. Cuan cierto y qué bien expuesto. Lo que todos deberíamos saber y aplicar en la vida cotidiana es que hombres y mujeres somos distintos desde que nuestros cerebros se forman en el vientre materno: no podemos pensar, sentir ni reaccionar igual con tantas diferencias fisiológicas primero y sociales después, pues los roles sexuales se imponen desde el momento de nacer, para complicarnos más la vida.

    Si aprendemos y tomamos en cuenta esas diferencias, la vida es mejor y más fácil.

    Si no lo han leído, les recomiendo el libro “Los Hombres son de Marte y las Mujeres son de Venus”, una forma práctica de aproximarse a esas diferencias y usarlas en beneficio de las relaciones.

    Te felicito por este post.

    Abrazos de luz

    Le gusta a 1 persona

    • Sí, tal cual dices, ese libro de John Gray es excelente.
      No mucho que agregar a tus sabias palabras. (Le tengo una especie de fobia a las palabras “machismo” y “feminismo”; ambas me causan alergia, de esa que me recuerda que somos humanos, iguales en el alma, y no enemigos. En fin…)
      Gracias a ti, por pasar, leer y comentar.
      Abrazo de luz de vuelta e infinito. 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. Fíjate, y te lo dice un hombre, que si en lugar de «hombre» pones «persona», nada cambia.
    Comprende o trata de hacerlo a quien tienes delante y le harás feliz. Y tú lo serás más. No, no son frases de un libro de autoayuda, lo decía Zamenhoff: para convivir , busca lo común. La cita no es exactamente así, pero era su forma de pensar y actuar.

    Le gusta a 3 personas

  4. Coincido Poli, cada hombre es uno, como cada mujer lo es, y es real que todo eso les pasa, que expresan y comunican sus sentimientos de otro modo. Mirarlos, e intentar entenderlos, de eso se trata. Gracias por este post, me hizo reflexionar y ver más allá. Beso. Vanina

    Le gusta a 2 personas

    • Gracias, Vanina, por leer y comentar en este espacio. Hace mucho tiempo, compartimos las palabras de Jess con una gran amiga y yo ya tenía otro escrito mío que decía algo parecido, pero creo que Jess lo ha resumido mucho mejor que yo.
      Te mando un beso y gracias, nuevamente.

      Le gusta a 2 personas

  5. Tendemos a generalizar por las malas experiencias vividas y sin duda, cometemos errores metiendo en el mismo saco a todos y cada uno de los hombres que vamos conociendo, midiendo por el mismo rasero. Realmente es muy injusto. Y en muchas ocasiones ni siquiera les damos una oportunidad.

    Un abrazo. Me encantó la reflexión y me recordó que cada persona es un mundo.

    Le gusta a 3 personas

    • Gracias, Paloma, por pasar y comentar. Coincido contigo y creo que ya hay demasiado allí afuera en el maltrato, como si la vida fuera guerra y competencia entre nosotros. Hablo por mí: sin ellos (comenzando por mi padre y mis hermanos) no sería quien soy hoy. Y me enorgullece seguir aprendiendo, incluso de mi actitud hacia/con ellos (en las buenas y en las malas, estoy aprendiendo).
      Gracias, fuerte abrazo para vos también!

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s