Góndolas de incertidumbre

          Esperé el tiempo suficiente, ya mi paciencia se agotaba. Suelo ser muy paciente y empática pero conozco mis límites.           Decidí salir al supermercado en el medio de esta pandemia mundial, con mascarilla en boca y el permiso enviado al gobierno de Grecia a través del…

En la cornisa

4 de Enero, 20:30 h Invierno en Manhattan. —Si no te apuras, te arrepentirás. —La voz sonó hueca, no tan lejos pero escondida detrás de las columnas de la terraza—. Vinimos aquí para triunfar, no para fracasar. Joaquín apretó sus puños, sintió el dolor de las uñas en sus palmas, cerró los ojos, sus lágrimas…

La Gran Muralla

Pedro se levantó del banco cuando el tren se acercaba a las vías. Miró su billete y luego el anuncio electrónico sobre su cabeza. «Es este». Levantó la mochila enorme del suelo y se arrastró bajo el calor hasta la fila junto a la puerta. Una señora se abrió del tumulto mirándolo de reojo. Se…

El lugar más Sagrado

No, no fue en la iglesia del barrio, ni tampoco en la Catedral de mi ciudad. Recuerdo siempre ese raro aroma a naftalina, a encierro o a funeral, nunca lo supe definir. Era una atracción en mis días marcianos, esos en los que no encajaba con mi entorno cuando el día entonaba grises, esos días…

Mi próxima vida

Me contaron varios pájaros que venimos de otras vidas y que para allá seguiremos yendo. Yo elijo creer porque me ayuda a responderme varias cuestiones de esta vida de hoy, que para algo la estoy viviendo. Y como decía el maestro Galeano, estamos hechos de historias… y en cada una de ellas hay elecciones, conscientes…

Finlandia

El 14 de noviembre de 1995 maté sin querer a la hija mayor de mi hermana, haciendo marcha atrás con el auto. Entre el impacto seco, los gritos de pánico de mi familia y el descubrimiento de que en realidad había chocado contra un tronco, ocurrieron los diez segundos más intensos de mi vida. Diez…

Las chicas del tren

Se acomodó en el primer asiento junto a la puerta de embarque en el tren. Apoyó la pequeña maleta junto a la ventana y levantó sus piernas por encima, en la comodidad que le permitía el espacio diseñado para cuatro pasajeros. Con su soledad de regreso a casa, luego de un fin de semana de…

La primera vez (Marwan)

La primera vez que quedamos fue en la esquina de la plaza de España, junto a una cafetería, hoy sustituida por una agencia de viajes llamada Tu vuelta al mundo. Ninguno de los dos queríamos pasar el trago de vernos sentados frente a frente, con un café, y tener que disimular la agitación interna; preferimos pasear…

Rompecabezas

Thiago me miró por el rabillo del ojo, mientras yo me concentraba en armar un rompecabezas que, literalmente, me estaba rompiendo la cabeza. —¿Y esto es para niños?— pregunté, dirigiendo la voz hacia mi madre, que metía las milanesas al horno. —Eso parece, para niños de ahora. Aunque en la época de ustedes no eran…

Desnudos

Desnudo, así te siento. Encasillado en un pasado que te cubrió desde tus labios hacia el aire que otros respiran, que te pidió esperas y milagros para sostener la coraza que te mantuvo erguido. Desnudo. Quedaste a la intemperie de un momento a otro, sin esperar tanta espera, porque tu corazón habló por fin, rogándole…

Ángeles y Sofías

Le decían Sofi. Eran las dos cuarenta de la tarde cuando cerró sus párpados por última vez. Eso confirmó el informe policial. —¡Mamá! Hoy me voy a lo de Sandra a la salida del cole. —¿Vienen a casa? —No, su mamá nos espera en su casa; tenemos que hacer un práctico de Biología. —Bien, hablaré…

Estudio de campo sobre la inexistencia del amor

Aunque ya tenía noticias de que Joel lo había encontrado, este domingo de invierno me levanté con la firme convicción de que el amor no existe, de que sólo es una idea que creamos en nuestra mente para sentirnos un poco más reconfortados, más a salvo de las cosas feas que suceden a menudo. Cada…

Maldita vejiga

Creo, estoy casi segura, que todavía era de noche. Me desperecé con los ojos aún cerrados, y con mi brazo izquierdo pegué en un cuerpo macizo. Al abrir los ojos me encontré con el ex novio de una amiga y me espanté. El tipo sonrió con algo de lo que yo considero malicia. Di un…

Todavía sueño

Me llamo Nayan y tengo 28 años. Soy lo que quedó, vivo donde me dejan. Mi infancia, en aquel país donde nací y donde mi niñez olía a pólvora, invade a diario el presente, que me busca desde el pasado. Todavía me acuesto en las noches acurrucado en mi mujer. Aún sueño; sueño con cielos rojos…

Mi ojo en tu mano

Te dibujo en mi mente… porque sueño que alguna vez te he conocido. Lugares, tiempos, instantes en que soñé verte, porque esos sueños son los que me empujan y me llevan adonde imagino que puedo tocarte.  ¿Tocarte? Si formateo esas curvas de tu cara porque escribes… escribes y me empapas de la sabia que se…

La valija

Helena soñó que quería cerrar la valija y no podía,  y hacía fuerza con las dos manos, y apoyaba las rodillas sobre la valija, y se sentaba encima, y se paraba encima, y no había caso. La valija, que no se dejaba cerrar, chorreaba cosas y misterios. Los sueños del fin del exilio/1.  Eduardo Galeano. El sudor…

Crónica de un adiós anunciado

Creo que sabía. Lo supo aquel día abúlico, cuando sus palabras eran más fuertes que sus ganas, y ese tiempo de ella era más sabio que los deseos olvidados. Escribió en un papel ajado que encontró en el cajón de la mesa de luz, una noche de pocas estrellas, unos tragos de birra y algo de pocas…

Ausencia

Mis hijos miran con asombro mis silencios. Pido en súplicas respuestas que no encuentro. Me abrazan con lágrimas de seda… ¿Volverá papá de ese lugar desconocido? Caigo al suelo en un lamento sin consuelo. Busco auxilio en esta nada que me queda y en sus brazos que recuerdo y me desarmo. Ellos saben que se ha ido…

Kiel – La palabra perfecta

Cuando acepté buscar las almas de personas que fallecieran debido a enfermedades que no se hubieran contagiado, jamás creí que pasaría tanto tiempo entre gente joven. En todos los planos tengo siempre mucho trabajo, todas las razas me exigen mucho, pero los humanos de Tierra sobrepasan el límite. El hombre al que sigo ahora tiene…

El río del Olvido

La primera vez que fui a Galicia, mis amigos me llevaron al río del Olvido. Mis amigos me dijeron que los legionarios romanos, en los antiguos tiempos imperiales, habían querido invadir estas tierras, pero de aquí no habían pasado: paralizados por el pánico, se habían detenido a la orilla de este río. Y no lo habían…