Carta Abierta

Dicen por ahí que las casualidades no existen, y entre escritores sabemos cómo las palabras suelen atraer “con señales de humo” la ayuda que necesitamos para expresarnos. Caen como milagros inesperados cuando la mente queda en blanco. Así sin más, aparece alguien que nos dice algo que nos empuja, o llega a tiempo lo que…