No te adaptes…

Gracias. Gracias por las visitas. Gracias por los comentarios. Gracias por la presencia. Gracias por las sonrisas. Gracias por no estar de acuerdo. Gracias por darme palmadas de aliento. Gracias por los abrazos. Gracias por mostrarme almas a través de una pantalla. Gracias por la presencia; no me importa si son 10 o 400; no cuento…

Ojo con lo que me pidas…

«Me costó mucho llegar a este punto, porque me eduqué con la idea de que había algo que se suponía debía hacer, y que si no lo hacía, Dios o mis padres no estarían contentos conmigo. Cuando comprendí que realmente mi meta primordial era sentir y experimentar dicha, empecé a hacer sólo aquellas cosas que me…