Adelántate

Mantente presente.
El día, la hora, el momento en que menos lo esperes, todo (o al menos eso que tanto te preocupa) se acomodará. Y en ese momento te darás cuenta qué es lo que realmente vale para ti y qué no. Te importará mucho más lo que tú pienses de ti mismo que lo que tu entorno piensa de ti. Recordarás con una leve sonrisa el tiempo en que todo parecía perdido, cuando «todo era una gran desastre» y creías que no había salida ni remedio posible. Porque todo lo malo termina. Lo bueno, también. Por lo tanto, no te aferres a nada y vive más liviano, más suelto. Te vas a morir, de todos modos, y eso que te ha pasado tenía que suceder para que llegaras a ser la persona que eres hoy, y que puede comprobar con sus propias vivencias el hecho real y tangible de que todo pasa. Todo, si tú lo deseas.
Vas a sonreír. Sonreirás con gratitud. Adelántate a los hechos; aunque sea en soledad frente a un espejo: sonríe. 

-Poli Impelli-

Etiqueta Safe Creative

Comparte si deseas, pero respeta mis derechos de autor. ¡Gracias!

 

Anuncios

Versatile Blogger Award 2016

Cuando hablo sobre mí repito lo de siempre: cada tanto comparto lo que escribo, sea alguna entrevista, un cuento, algún poema que se escapó de algún rincón desconocido, relatos, reflexiones, experiencias de viajes, de bares y otras yerbas.

No me considero blogger ni pretendo serlo, ya que no le dedico el tiempo ni la “sensatez” que debería merecer el serlo (por el contenido de los temas, por el interés de los lectores, o para ser leída y/o “perseguida”), porque a decir verdad, mi mayor dedicación está en mis libros (sí, esos que apestan en los momentos menos indicados, que insumen horas que el día no tiene, que llevan años y años de sacrificio para que luego sólo te lea tu madre, esos mismitos que en las librerías te miran desde un estante o una mesa con carita de súplica: “cómprame, cómprame”). Pero a pesar de esto y con mucha gratitud, me siento parte de una gran red de escritores, traductores, editores, correctores, ilustradores y artistas en general, que esculpen con su talento lo que quieren, lo que desean, lo que sueñan y lo que mejor saben hacer.

No espero premios ni recompensas por hacer algo que amo, pero sí que la gratitud es parte de mi vida diaria. GRACIAS, querido Jag, por nominarme para el Versatile Blogger Award. Los invito a leer estas palabras que vuelan, aunque no me hago cargo de vuestras reacciones (por las dudas, estaría bien tener a mano algún pañuelito de papel): https://jagxs.wordpress.com/

Debería seguir algunas reglas, normas y estas cosas que me resultan tan extrañas… Jag, no puedo. Mi ADN acuariano y “la religión” no me lo permiten. Juro que me lo propuse, pero cuando conozco las reglas tiendo a transgredirlas (en otra vida debo haber hecho algún conjuro prohibido, y luego me han tenido presa y castigada en una celda de algún castillo galés del siglo XI, ¡No lo sé! Ya lo investigaré y luego te cuento…).

Sólo diré  3 cosas más de las que ya dije al comenzar este post:

  • Desde los 10 años me dicen Poli. Una compañera del colegio comenzó a decirme así, y ahora ya no puedo sacarme este sobrenombre de encima (él y toda su “cadena de familia”: policía, polita, polilla, polillita, polisíndeton, políglota, polifacética, politita, polait, polituda ―por pelotuda, claro―, etc, etc, etc). Mi verdadero nombre es Paola (con su forma corta: Pao). Reservado para mis padres y mis dos hermanos, que no conciben mi sobrenombre de ninguna forma. Mis jefes y compañeros de trabajo suelen llamarme por mi nombre real, este que tanto pensaron mis padres (pobres…) hasta que se enteran que Poli es posible y accesible. Y vuelvo a ser Poli para todos, para la dama y el caballero.
  • Bien Jag, esto TAMPOCO es un diario, ni palabra santa ni sentencias de ninguna índole. Son sólo opiniones, experiencias personales, coincidencias que comparto, cosas por decir que salen desde las tripas. Coincido con Bukowski. Si no salen desde ese lugar absolutamente íntimo donde retener las palabras duele, mejor es hacer respetuoso silencio.
  • Me gusta comentar y responder lo más rápido posible, me encanta aprender leyendo a los demás. Y cuando digo a “los demás”, hablo de una mezcla interesante de gente que NO escriben lo mismo, que no se expresan de igual forma, que tienen algo distinto para contar, mostrar, decir o enseñar.

Debido al motivo número 3, para nominar a otros (y como “tengo” que romper las reglas me excedo en el número propuesto) he elegido a poetas, traductores, escritores ya consagrados y a otros que sufren como yo (no sabemos si útil o inútilmente, todavía), a aquellos que se dedican a la salud, otros a las estrellas, otros a decir lo que sienten tal o cual día, otros a escupir amorosamente su Ser en un poema, otros a contar cómo miran la vida después de haberla padecido, otros a enseñarme con sus propias experiencias.

Estoy nominando mucha gente de habla inglesa; espero puedan leerlos, valen la pena. Hay más motivos para cada uno de los que mencionaré, y pido disculpas a quien esta vez quedó afuera, pero sepan que no invierto un minuto de mi tiempo en quien no me mueve un estrógeno. Les aseguro que cada persona que leo, es porque merece mi tiempo. Por lo tanto, aunque no estén mencionados aquí, mi GRACIAS es para todos.

Los invito a levantar el postigo y ver qué hay del otro lado… ¿quién sabe? Uno nunca puede ni imaginar con quién se encuentra en el otro lado de la vida. 🙂

Vale avisarle a cada uno, no estarán pendientes de mí para saberlo (y si ya han sido mencionados para recibir este premio, disculpas pero va por partida doble).

Saludos, y ¡felicidades para todos!:

https://poesiaparavivir.wordpress.com/

https://amca0808.wordpress.com/2016/03/12/lo-obvio/

https://cuidarconcuidado.wordpress.com/

https://wordjunkie1966kimbaileydeal.wordpress.com/

https://elrefugiodelaspalabras.wordpress.com/

https://porquemerecelapenasonreir.wordpress.com/

https://lacatedraldelassilfides.wordpress.com/

https://bertadelgadomelgosa.wordpress.com/

https://scribblesoncocktailnapkins.wordpress.com/

http://danalatorre.com/

https://jllopart.wordpress.com/

https://reflexionesalbordedeloscuarenta.wordpress.com/

https://luneropisciano.wordpress.com/

http://picturesofthin.gs/

http://20000lenguas.com/

https://darrenscanlon.wordpress.com/

https://elrinconinhospito.wordpress.com/

https://deanjbaker.wordpress.com/

https://lecturonauta.wordpress.com/

http://homelessparadise.com/

Menciono de forma especial este blog, ya que significa mucho en mi camino literario. Me saco el sombrero por ti, y gracias por hacerme sufrir tanto, querida Gabriella: http://www.gabriellaliteraria.com/

Gracias por vuestro tiempo, por cada comentario, por pasar y dejar algo, que aunque no lo diga siempre me enriqueces (no el ego, sino el Alma. Tú me entiendes…).

No lo he dicho nunca en este espacio, pero aprovecho esta mención y la oportunidad para agradecer, especialmente, a ESPAÑA (entera y todita, sin líneas divisorias) porque todos los días supera ampliamente mi red de lectores. Ni en mi país ni en ningún otro me leen tanto como ustedes (vosotros, bue… que me entendéis, verdad?).  (L)os quiero.  ¡Gracias!

 

thank-you-meme

-Poli Impelli-

¡GRACIAS!

El día del nacimiento de un ser humano es inolvidable para los padres, si en su sano juicio están vibrando con la búsqueda, la preparación y la bienvenida de una vida.

Ayer, el primer mensaje que recibí fue el de mi Mamá, recordándome lo feliz que se sintió el día en que yo nací, y lo orgullosa que está hoy, junto con mi papá, de quién he llegado a Ser. Ellos saben por demás que la vida es un largo camino sinuoso y en mi caso, bien impredecible, y que me adentro en los errores por terca y por sabia a la vez, porque de lo contrario no aprendo. Ellos lo saben de primera mano y más que cualquiera que me conozca lo suficiente. Y son ellos quienes me enseñaron el valor de la gratitud. Conocemos por experiencia propia todo lo que la vida devuelve cuando uno sabe ser agradecido, hasta de los más mínimos detalles. Y hoy, con 43 años, confirmo que tenían razón. Siempre la tuvieron. Me costó entender hasta que la vida me pegó mil veces para que aprendiera (y en otros ámbitos, espero que lo siga haciendo. Siempre le doy tregua, y ella es amorosa).

Intento que cada día de cumpleaños sea diferente. Jamás me permito pasar ese día como el año anterior: en el mismo lugar, haciendo lo mismo, con la misma gente, y si es posible, en la misma ciudad (país también, a veces ha sido posible). Y hasta ahora, lo vengo cumpliendo al pie de la letra, y me aplaudo por ello. Me encanta recordar cada año de forma especial y particular. Sin usar mucho la memoria, como cada año es totalmente diferente, recuerdo ese día siempre distinto, y ese es MI regalo. El que me hago a mí misma, y me encanta. No pretendo que los demás comprendan, porque con sorprenderme a mí misma y sentirme plena, me basta.

Después del mensaje más bello que podía recibir (el de mi Madre), la cantidad de saludos, llamados, y abrazos a través de las redes sociales me asombró más que otros años. Sé que cada año me siento igual, muy agradecida. Pero, este en particular ha sido diferente. Tal vez, por el dolor que guarda mi corazón por aquellos que ya no están, o con quienes no puedo compartir debido a la distancia, las palabras se cuelan internamente como surcos hacia adentro, siempre más adentro.

A muchos puedo mostrarles personalmente mi gratitud, pero a otro tanto a través de las redes sociales y un teléfono. Aprovecho este espacio para darles mi abrazo infinito virtual-pero sentido- a la cantidad de luces que llegaron ayer a mi corazón. De mil formas, desde que nací otra vez ayer, hasta hoy inclusive. Y sigo recibiendo cariño y palabras inmensas, de esas que me roban risas y también el aliento.

Y abusando de mi espacio, me quedo con lo que es el éxito para mí, y que un tal Emerson me contó hace tantos años, cuando yo aún no sabía ni quién era yo, ni cuánto tardaría en darme cuenta.

A todos, ¡INFINITAS GRACIAS!

-Poli Impelli-

 

¿Qué es el éxito?

Reír mucho y con regularidad;

Ganarse el respeto de personas inteligentes y el cariño de los niños;

Ganar el aprecio de críticos sinceros y sobrellevar

la traición de falsos amigos;

Apreciar la belleza;

Encontrar lo mejor en los demás;

Dejar el mundo algo mejor, bien sea

a través de un niño sano, un trozo de jardín

o de una condición social redimida;

Saber que por lo menos una vida respiró

mejor porque tú has vivido;

Este es el significado del éxito.

 

Ralph Waldo Emerson

Ojo con lo que me pidas…

«Me costó mucho llegar a este punto, porque me eduqué con la idea de que había algo que se suponía debía hacer, y que si no lo hacía, Dios o mis padres no estarían contentos conmigo. Cuando comprendí que realmente mi meta primordial era sentir y experimentar dicha, empecé a hacer sólo aquellas cosas que me aportaban felicidad. Yo tengo una norma: ¡Si no es divertido no lo hago!» – Jack Canfield –

  Coincidiendo con Mr. Canfield, creo que todos comenzamos nuestro andar esperando agradar a los demás, empezando por nuestros padres desde que nacemos, a “Dios” y/o a cualquier amor de quien necesitemos aprobación y confianza. Y esto es lo que nos encadena, lo que no nos permite evolucionar para ser quienes realmente somos.
Mi opinión es que existe un solo motivo para haber nacido (no todos llegan a nacer): SER FELICES. Y la felicidad no tiene que ver con la alegría o la tristeza. Ellas son parte del movimiento cíclico de la vida. La tristeza trae lágrimas que sanan, y las alegrías risas que animan. La felicidad es eso que vibra por debajo, constante y sin pausa, y que deviene de la gratitud ante cualquier situación de alegría o tristeza.
Yo también tengo una norma que pruebo y compruebo a rajatabla. Doy treguas, me doy mi tiempo y vuelvo a usarla. No necesito tenerla escrita en ninguna “constitución” ni cuaderno de bolsillo, sino que trato con mi mejor esfuerzo de cumplirla. Intento -¡intento! – que mi sentir, pensar, decir y hacer estén de acuerdo. Y cuando me equivoco vuelvo a empezar. ¿Cuál de los cuatro verbos se perdió en el camino? ¿Cuál no quiere hacerle caso a los demás? La norma es simple, y coincide plenamente con el júbilo interno de felicidad, aunque haya que vestirse por fuera con tristeza: Si no me da felicidad, lo dejo de lado (situaciones, relaciones, trabajos, eventos, experiencias, etc.); si no se me permite dar lo que tengo para dar, tampoco me engrandece. Si tengo que renunciar a ser quien verdaderamente soy por agradar, no me dignifica ni me enriquece. Si lo que voy a hacer no coincide con lo que pienso y siento, lo dejo de lado. Si no hay amor, no sirve (en un trabajo, también). “Ama lo que haces, y estarás benditamente condenado al éxito”, decía Facundo Cabral. Cuando un no, gracias puede ser tan fuerte y duradero como un sí, de acuerdo, hay equilibrio. El debe y el haber, la culpa y los castigos no están incluidos en el combo de la felicidad. Por el contrario, anulan las posibilidades de elección libre y consecuente. Y en esta norma de vida ganan por goleada las pérdidas.
Que no te maltrate la Vida… que tengas valentía para decir “gracias” ante las pérdidas porque entonces estarás ganando felicidad. Somos lo que pensamos. Piensa en negro, y verás que la vida responde en negro. Piensa en gris, y vivirás a medias. Utiliza el arco iris que tiene mil colores, y de los más diversos y ricos para pintar cada situación y vivencia que acaricia o golpea con fuerza. Llama a la tristeza y ella vendrá, una y otra vez, porque es tan noble y obediente como la alegría. Llama a la alegría y al júbilo con confianza en ti mismo y en lo que amas, y será lo que recibas.

Ojo con lo que me pidas.

Atentamente,

el Universo.

– Poli Impelli –