Año viejo, año nuevo.

Este año ha sido extraordinario, aunque para mí ningún año deja de serlo. No puedo ser la misma después de todo lo bueno y lo malo; tiene que haber un cambio. Estuve viviendo en la ciudad donde nací y crecí, después de años de no haberla pisado. Pude tocar los árboles que planté con mis…

Ojo con lo que me pidas…

«Me costó mucho llegar a este punto, porque me eduqué con la idea de que había algo que se suponía debía hacer, y que si no lo hacía, Dios o mis padres no estarían contentos conmigo. Cuando comprendí que realmente mi meta primordial era sentir y experimentar dicha, empecé a hacer sólo aquellas cosas que me…