Finlandia

El 14 de noviembre de 1995 maté sin querer a la hija mayor de mi hermana, haciendo marcha atrás con el auto. Entre el impacto seco, los gritos de pánico de mi familia y el descubrimiento de que en realidad había chocado contra un tronco, ocurrieron los diez segundos más intensos de mi vida. Diez…

La innegable realidad de ser… argentino – Parte II

La historia sigue así: resulta que  Ana publica un bellísimo poema de Miguel, dedicado a la luna. Quienes me conocen saben cuánto amo la luna —al igual que Ana—, y Miguel decía en su exquisito poema: Incapaz de resistir a su argentina hermosura fundí mi ser sin pudor al cóncavo de su vientre. Ahá. La luna con argentina hermosura……