¿Qué mereces?

Vamos, dejá de mentirle y de mentirte. Tienen fecha de vencimiento… llevan un cartel en la frente y se les nota. Ya murieron y ya salieron del velorio, siempre es buen momento para cortar con las excusas. Querete y querela. Querete y querelo.   Te merecés a alguien que se interese por las cosas que…

Las chicas del tren

Se acomodó en el primer asiento junto a la puerta de embarque en el tren. Apoyó la pequeña maleta junto a la ventana y levantó sus piernas por encima, en la comodidad que le permitía el espacio diseñado para cuatro pasajeros. Con su soledad de regreso a casa, luego de un fin de semana de…

El diario de Esteban

Encerrado, así me siento. Atrapado pero cómodo. Hoy, cuando vi una foto del pasado, sentí que antes podía. Fui feliz, con Daniela, quiero decir. Y ahora me revienta las tripas esta puntada en el estómago; supongo que se me deben iluminar los ojos cuando veo los suyos. Una foto, claro. Me enteré que está muy…

El diario de Emma

Papá parecía estar en blanco, pálido, cuando se acercó a nosotros. «Apaguen las luces y suban al otro piso de inmediato. La policía estará aquí pronto». Mamá lo miró con esos ojos comprensivos que conocí el día de mi nacimiento, sabiendo lo que sucedería como si mi padre le hubiera contado un gran secreto antes…

La marca de Santiago

Santiago Calletti se fue sin aviso en Rayén, una fría tarde de Julio. Hernán la llamó esa misma noche que Santiago cerró sus ojos. Una semana después, cuando él ya estaba de regreso en Córdoba, Naiara pidió un reemplazo en el instituto, compró un billete en autobús y partió a Córdoba, ciudad que conocía por…

El Poder del Silencio

    Entró en el local cuando ya no veía un alma. La luna en cuarto creciente rociaba su luz en la angosta avenida y solo unos pocos transeúntes pisaban el asfalto frío y desolado. Entró buscando un refugio para su soledad. Abrió la puerta de madera vieja, gastada pero imponente. Sabía que en este…

No llores, no estoy ahí

Aunque ya somos amigas, la Parca ha querido visitarme más de una vez.  Cuando se asoma lo hace para darme algún susto, para avisarme que puede aparecer cuando menos lo imagino o lo espero, aún sabiendo yo que como buena amiga, puede llamar o pasar cuando quiera a tomar unos mates –casi siempre elige el…

Relatos de bares

Llegaron hablando en voz baja.  Él acompañaba el andar de su hijo, sosteniendo su mano derecha sobre la cabecita morena del niño.  Ella caminaba detrás con sus brazos cruzados, mirándolos de costado. Entraron al bar a las nueve de la noche, cuando aún la luna no se animaba a salir por completo y los últimos…