Tienes un e-mail

A veces, la escritura se adelanta a los hechos…
Hace unas horas escuché una historia muy similar a esta. Las coincidencias me llenaron de asombro, y juraría que en mis ojos sentí lágrimas apretadas, como las de Elizabeth.
En honor al hermoso hombre abuelo que me lo contó, comparto otra vez un “viejo” relato.
Qué maravilla es hacer silencio para escuchar historias, vivencias y palabras ajenas… Gracias por compartirlas conmigo.

A ustedes, gracias por leerme 🙂

Abrazo Infinito

De: Juan Pedro Montes

Para: Elizabeth Agüero

Asunto: ¿Serás vos?

¡Hola! Me atrevo a escribirte sin estar seguro si sos quien creo que sos, pero aquí voy.

¿Beth? La bella morocha que me quitó el aliento hace años, en una escuela secundaria de nuestro barrio en Las Candelas. Me dieron tu dirección de correo electrónico, y acá estoy…

¡Cuánto nos ha cambiado la vida! ¿Te acuerdas cuando un bolígrafo de pluma era el único instrumento para cartearnos? Aún te recuerdo, Beth, con tu piel blanca y esos ojos pardos que explotaban de juventud… Me enteré con el tiempo que te casaste –años han pasado, ¿un siglo?–, y que tenés tres hijos grandes. Yo también me casé, pero mi Berta falleció hace cinco años; ya sabes… el cáncer se empecina en llevarse a la gente de un plumazo. Mi Berta no fue la excepción. Tengo a mi hijo Gonzalo, ya un eminente…

Ver la entrada original 2.561 palabras más

Anuncios

6 comentarios en “Tienes un e-mail

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s