Finlandia

El 14 de noviembre de 1995 maté sin querer a la hija mayor de mi hermana, haciendo marcha atrás con el auto. Entre el impacto seco, los gritos de pánico de mi familia y el descubrimiento de que en realidad había chocado contra un tronco, ocurrieron los diez segundos más intensos de mi vida. Diez segundos durante los que me aferré al tiempo y supe que todo futuro posible sería un infierno interminable.

Yo vivía en Buenos Aires y había viajado a Mercedes para festejar el cumpleaños número ochenta de mi abuela paterna (por eso recuerdo la fecha exacta: porque en unos días mi abuela cumplirá noventa, porque en unos días se cumplirán diez años de esto que ahora narro y que me marcó como ninguna otra cosa, ni buena ni mala, en la vida).

Festejábamos el aniversario de mi abuela con un asado en la quinta; ya estábamos en la sobremesa familiar. A las tres de la tarde le pido prestado el auto a Roberto para ir hasta el diario a entregar un reportaje. Me subo al coche, vigilo por el espejo retrovisor que no haya chicos rondando y hago marcha atrás para encarar la tranquera y salir a la calle.
Entonces siento el golpe, seco contra la parte de atrás del auto, y se detiene el mundo para siempre. A cuarenta metros, en la mesa donde todos conversan, mi hermana se levanta aterrada y grita el nombre de su hija. Mi madre, o mi abuela, alguien, también grita:

—¡La agarró!

Entonces me doy cuenta de que mi vida, tal y como estaba transcurriendo, había llegado al final. Mi vida ya no era. Lo supe inmediatamente. Supe que mi sobrina, de tres años, estaba detrás del auto; supe que, a causa de su altura, yo no habría podido verla por el espejo antes de hacer marcha atrás; supe, por fin, que efectivamente acababa de matarla.

Diez segundos es lo que tardan todos en correr desde la mesa hasta el auto. Los veo levantarse, con el gesto desencajado, veo un vaso de vino interminable cayendo al suelo. Los veo a ellos, de frente, venir hasta mí. Yo no hago nada; ni me bajo del coche, ni miro a nadie: no tengo ojos que dedicarle al mundo real, porque ya ha empezado mi viaje fatal en el tiempo, mi larguísimo viaje que en la superficie duraría diez segundos pero que, dentro mío, se convertirá en una eternidad pegajosa.

En ese momento (no sé por qué es tan grande la certeza) no tengo dudas sobre lo que acabo de hacer. No pienso en la posibilidad de que sea un tronco lo que he embestido, ni pienso que mi sobrina está durmiendo la siesta dentro de la casa. Lo veo todo tan claro, tan real,
que solamente me queda pensar por última vez en mí antes de dejarme matar.

Ojalá el Negro me mate —pienso—, ojalá sea tan grande su enajenación de padre salvaje, tan grande su rabia, que me pegue hasta matarme y no me dé la opción de tener que suicidarme yo mismo, esta noche, con mis propias manos, porque soy cobarde y no podría hacerlo, porque cometería la peor de todas las bajezas: me iría a Finlandia
Utilizo esos diez segundos, los últimos de calma que tendré en toda mi vida, para pensar en quien ya no seré nunca más.

Tenía casi veinticinco años, estaba escribiendo una novela larguísima y placentera,
vivía en una casa preciosa del barrio de Villa Urquiza, con una mesa de ping pong en la terraza y toda la vida por delante, trabajaba en una revista donde me pagaban muy bien, tenía una vida social intensa, era feliz, y entonces mato a mi ahijada de tres años y se apagan todas las luces de todas las habitaciones de todas las casas en las que podría haber sido feliz en el futuro. Lo pienso de ese modo, desapasionadamente, porque ya no tengo ni cuerpo con el que temblar.

En esos diez segundos, en donde el tiempo real se ha roto literalmente, en donde el cerebro trabaja durante horas para instalarse en un recipiente de diez segundos, descubro con nitidez que mis únicas opciones —si mi cuñado no me hace el favor de matarme allí mismo— son las de huir (huir de inmediato, sobornar a alguien y escapar del país) o suicidarme. Lo que más me duele, tal como están las cosas, es que no podré volver a escribir literatura, ni a reír.

Durante mucho tiempo, durante años enteros, me siguió sorprendiendo la frialdad con que asumí la catástrofe en esos diez segundos en que había matado a mi sobrina. No fue exactamente frialdad, sino algo peor: fue un desdoblamiento del alma, una objetividad inhumana. Me dolía saber que ya no podría escribir, que en el suicidio o en la huida —aún no había optado con qué quedarme— no existiría esa opción: la de los placeres.

Podía irme a Finlandia, sí, a cualquier país lejano y frío, podía no llamar nunca más a mi familia ni a los amigos, podía convertirme en fiambrero en un supermercado de Hämeenlinna, pero ya no podría volver a escribir, ni amar a una mujer, ni pescar. Me daría vergüenza la felicidad, me daría vergüenza el olvido y la distracción. La culpa estaría allí involuntariamente, pero cuando comenzara la falsa calma o el olvido momentáneo, yo mismo regresaría a la culpa para seguir sufriendo. La vida había terminado. Yo debía desaparecer.

Pero si desaparecía, qué. Qué importancia podía tener darles a ellos la serenidad de no ver nunca más al asesino. Ellos, mi familia, los que ahora corrían lentamente desde la mesa al coche para matarme o para ver el cadáver de un niño, podrían creerme exiliado, lleno de dolor y de miedo, temeroso y ruin, o agorafóbico; o podrían sospecharme loco, como esas personas que pierden el rumbo y la memoria después de los terremotos; alucinado, mendigo, enfermo; podrían hasta perdonarme pues me creerían fuera de toda felicidad, fuera de todo placer. Matarían a quien blasfemara mi memoria diciendo que se me ha visto reír en una ciudad finlandesa, a quien dijera que se me ha visto beber en un bar de putas, o escribir un cuento, ganar dinero, seducir a una mujer, acariciar un gato, pescar bogas o dar limosna a un marroquí en el metro. No creerían que alguien (ya no yo en particular, sino que nadie) fuese capaz de semejante flaqueza, de tan penoso olvido, de matar y no llorar, de escapar y no seguir pensando en la tarde de verano en que una niña de tu sangre ha muerto bajo las ruedas del coche.

Diez segundos eternos hasta que alguien ve el tronco y todos olvidan la situación.

Nadie, ninguna de todas las personas que almorzaban aquella tarde de hace diez años en Mercedes, recuerda ahora esta anécdota. Nadie ha tenido pesadillas con estas imágenes: sólo yo me he despertado transpirado durante años enteros, cuando esos diez segundos regresan por la noche sin el final feliz del tronco; para ellos no ocurrió más que la abolladura de un guardabarros al final de la primavera.

Nada malo pasó aquella tarde, ni nada malo ocurrió, antes o después, en mi vida. Han pasado diez años desde entonces y todo ha sido un remanso en el que nunca lo irreversible se ha metido conmigo.
¿Por qué entonces, en estos días, siento que he cumplido sólo diez, y no treinta y cinco años? ¿Por qué le doy más importancia a esta fecha en que no maté a nadie, que a aquella otra fecha anterior en que salí de mi madre dando un grito eufórico de vida?
¿Por qué algunas noches me despierto y descubro que me falta el aire, y recuerdo como real el frío de una cabaña en Finlandia, y me encuentro con las hilachas de la angustia y el exilio, y me ahoga la cobardía de no haber tenido la voluntad de suicidarme?

Es la fragilidad de la paz la que nos devuelve al escalofrío y a la incertidumbre. Es la velocidad infernal de la desgracia, que acecha como un águila en la noche, la que sigue allí escondida para quitarnos todo y dejarnos aferrados a un volante y pensando que la única opción es morir solos en Finlandia, con los ojos secos de no llorar.

Por suerte, casi siempre es un tronco y vivimos en paz. Pero todos sabemos, por debajo de la risa y del amor y del sexo y de las noches con amigos y de los libros y los discos, que no siempre es un tronco. A veces es Finlandia.

Hernán Casciari

Orsai – Hernán Cascari

Poli Impelli

etiqueta-safe-creative

 

14 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alejandro Borgarello dice:

    !Hola Poli¡ Que grande el gordo Casciari después de ¨Messi es un perro¨ (Soy futbolero espero que no me convierta en un judas de la literatura jajajaj) ¨Finlandia¨ es, de sus cuentos el que mas me gusta. Siempre que viene a Barcelona lo voy a ver (Siempre que puedo €€€€) Excelente elección y felicitaciones por el buen gusto. Besazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Poli Impelli dice:

      ¡Hola, Ale! Creí que ya te había respondido. Así es, sin desperdicios sus cuentos y relatos. Muchas gracias por pasar :-). Besazo y nos vemos por el mundo.

      Me gusta

  2. Impresionantes esos diez eternos segundos… Mil gracias por traer hasta tu blog una historia tan agobiantemente cautivadora y ponerme en la pista de su autor. Abrazos, querida Poli.

    Le gusta a 1 persona

    1. Poli Impelli dice:

      Muchas gracias, por pasar y dejar tu alentador comentario. Así son los escritos de Hernán, todos valen la pena.
      Abrazo infinito de vuelta 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. carlos dice:

    Un relato de impacto y un recordatorio, la vida se puede trastocar en unos segundos y en Finlandia tampoco tendrá solución. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Poli Impelli dice:

      Así es, Carlos. Muchas gracias por pasar y dejar tus palabras. Abrazo de vuelta 🙂

      Le gusta a 1 persona

  4. elcieloyelinfierno dice:

    Maravilloso relato pleno de contradicciones del ser en que nos convertimos al acaecer algo inesperado, súbito, imaginario, supuesto de la realidad concreta. Excelente Poli!! y me has dado pie a que dijera que ser y alma son cosas diferentes, por lo tanto le recomendaría al aun joven escritor limpiar su alma, vaciar su cabeza y volver el próximo amanecer a iniciar una nueva vida, sin pasados oscuros que lo acechen. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Poli Impelli dice:

      ¡Hola! Muchas gracias por pasar y dejar un comentario. Disculpas por responder taaanto tiempo después, el WordPress me ha dado algunos problemas últimamente. Gracias, coincido para limpiar la escritura, de eso no caben dudas. Es un relato estremecedor por la forma en que lo cuenta, un gran narrador de hechos simples y vitales. Nuevamente, perdón por la demora. Es un placer que pases por aquí. Abrazos virtuales infinitos 🙂

      Le gusta a 1 persona

  5. antoncaes dice:

    Interesante, estremecedor y dramático a la vez, pero al final se reduce a una palabra. Magnífico.

    Le gusta a 2 personas

    1. Poli Impelli dice:

      Gracias, Antonio, por pasar y dejar tu comentario. Coincido contigo, no hay cuento de Hernán que no valga la pena leer o escuchar hasta el final.
      Abrazosssss 🙂

      Le gusta a 1 persona

  6. Fenrir dice:

    Hola. Muy buen texto. Una experiencia tremenda sin ninguna duda. Lo que describes es stress postraumático, y todo el sentido de culpabilidad y de querer morir y huir son propios de una experiencia así. Pero no eres culpable, ni debes sentirte así. Aquello fue un accidente, que afortunadamente no tuvo consecuencias, pero si las hubiese tenido, habría seguido siendo un accidente. Terrible, duro, inhumano, frío, desgarrador. Pero un accidente. Propio para lamentarlo toda la vida, pero sin culpables. Siento ese dolor profundo que sigue reclamándote. Pero espero que estas palabras puedan aliviarte, aunque sea un instante. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Poli Impelli dice:

      Muchas gracias por pasar y comentar, pero el texto no es mío. Es de otro escritor que cuenta sus experiencias de vida, Hernán Casciari. Muchas gracias, abrazo de vuelta 🙂

      Le gusta a 1 persona

      1. Fenrir dice:

        Ah, vaya me caí con todo el equipo ja ja, gracias por la aclaración 🙂

        Le gusta a 1 persona

        1. Poli Impelli dice:

          Sirve igual 😉
          Graciassss

          Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .