El diario de Camila

A veces me levanto con esa sensación rara de no querer estar donde estoy, o de no estar más. En casa. Así es como me siento hoy, con ganas de crecer, de tener en mis manos la posibilidad de independizarme de ellos. Los amo, pero me tienen los ovarios anudados en la garganta.

Me dicen que es la adolescencia; cualquier dilema o tristeza… «bendita (o maldita) adolescencia», eso depende de las circunstancias de mi queja, como si eso fuera la causa de todos mis males, exclusivamente. Bueno, que muchos, lo que se dice muchos males no tengo. Pero justamente, porque estoy sana, porque me veo hermosa para la edad que tengo y porque no le tengo miedo a nada es que creo que podría ser mejor.

Estoy cansada, agotada de escucharlos, de leer entre líneas lo que ellos creen que yo no leo ni veo.

«Pedíselo a tu padre». «Pedíselo a tu madre». «Si él no puede, entonces yo menos». «Si ella no puede, no es mi problema». Y yo me acuesto cada noche pensando… ¿y de quién es el problema? Porque yo con 15 años no puedo resolver lo que ellos no resuelven como adultos, pero tengo que oír y ver lo que hace daño, lo que me atraganta sobre mi almohada, lo que no me permite concentrarme en clase, lo que me aleja o me avergüenza delante del chico que me gusta. Me da miedo, miedo de que los demás se den cuenta cuánto me duele, y bronca, porque quienes tendrían que mirarme y darse cuenta siguen en guerra interminable.

No termino de comprender —y tal vez sea por mi edad tan corta y… adolescente— qué tengo que hacer, aparte de responder a los dos como lo hago siempre. Yo no soy como mi hermano; yo sí respondo, yo sí digo lo que siento y cómo me siento. Yo no voy a aguantar lo que resulta inaguantable. Y mi mamá no entiende que yo a papá lo amo (lo eligió ella para mí, ¡no yo!). Y papá no entiende que yo a mamá la amo (la eligió él para mí, ¡no yo!). ¿No entienden mi amor? ¿No fueron hijos, acaso? ¿Hasta cuándo se van a agredir con sutilezas y mensajitos «adolescentes»? ¿A mí me dicen adolescente? Claro, está bien que yo con 15 no sé dónde estoy parada en la vida, y todavía tengo que aguantar el colegio y no mucho más; ellos son adultos responsables (estrés, largas horas de trabajo, la casa, bla, bla, bla). Y no debe ser fácil, lo intuyo porque no soy tonta ni me lo esconden, pero cuando me voy a dormir y siento ese dolor en el pecho, menos quiero pensar o imaginarme en traer hijos a este mundo. Como me dijo alguna vez la tía Emilia: «Nena, procurá amar con locura, por si luego se termina… así nunca olvidás ese amor que alguna vez te hizo elegir». La gente olvida, ¿o qué?

No quisiera verlos juntos, jamás desearía que volvieran atrás por culpa mía o de mi hermano, pero al menos que recordaran. Yo no pedí nacer, yo no pedí nada. Es un regalo estar en esta vida… aunque quisiera volar, irme muy lejos, donde no escuche sus voces trinando y argumentando pulseadas para ver quién gana sobre mí o sobre mi hermano.

Yo qué sé el futuro… no sé el mío y menos el de ellos, pero los amo. Así con mil defectos, como han podido y con lo que fueron y son. ¡Que no me roben mi amor! Me están robando las ganas y me están robando mi fuerza; cuesta aceptar lo que veo. Y me pregunto si se puede volver atrás, si podré recuperar lo que voy perdiendo. Me quedan dos años y poco más. 800 días, más o menos, para intentar no marchitarme entre barricadas.


 

Bueno… lista para mañana. La profe pidió una redacción en Lengua y Literatura: tema libre. Voy a tener que buscar barricadas en Google, porque se la escuché a Leo y no sé qué significa.

Ja, ahí manda mensaje papá: que «no hay dinero para mi excursión del mes próximo», que «le pida a mamá». Como mínimo, que la profe me regale un 7. Escribir, escribo para el culo, pero ella lo dijo bien claro: «que salga del corazón». Qué más da… 800 días y seré libre, por fin, para irme de excursión.

Camila.

 

Poli Impelli.

etiqueta-safe-creative

 

 

 


5 respuestas a “El diario de Camila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.